angelUno por Uno, La Columna.

Por: Ángel Ramírez Hernández.

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Past Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal Quintana Roo, 23 de noviembre del 2016. Un hecho grave, realmente grave, quizás no tanto para la Secretaría de Finanzas y Planeación, encargada de resolver la problemática en turno, porque a fin y acabo, para ellos no son más que cifras frías; el hecho de no haber liquidado aún las casi 39 mil becas que deben a estudiantes de nivel básico y superior.

Hace unos días el subsecretario de la SEyC en la zona norte, Carlos Gorocica Moreno, reconoció el adeudo aún de 16 mil 678 becas correspondientes a alumnos de primaria a universidad para el ciclo en turno y lo peor, que ni siquiera tienen fecha para hacerlo, quizás vaticinó, sea para enero del próximo año, adeudo que se suma a las 14 mil 191 becas que dejó pendiente la pasada administración, lo que en suma genera un adeudo de casi 52 millones de pesos.

El pago de las 16 mil 679 becas de este año suman 29 millones 668 mil pesos que, se adhieren a los 22 millones correspondientes a las 14 mil 191 del curso pasado. Quizás para el responsable de las políticas en Sefiplan el monto no sea representativo para las cantidades que manejan diariamente, porque para su institución son solo eso, montos, sumas intangibles comparados con sueños y necesidades en el mayor de los casos apremiantes, de quienes no reciben oportunamente el pago de éstas becas, traducidas en instrumentos de inclusión social que buscan evitar la deserción escolar por falta de dinero, “sueños rotos”, la diferencia en muchos alumnos entre seguir estudiando o dejar de hacerlo, aunque usted no lo crea.

Y no son sumas “escandalosas”, en nivel primaria son 200 pesos bimestrales y las de nivel superior oscilan entre los 4 a 6 mil pesos al año, cifras serias, importantes, de seguir o no seguir, para quienes no tienen recursos económicos que les permitan iniciar o materializar sus sueños, sueños que los excluya de la pobreza extrema y la marginación.

Este año el estímulo se debió distribuir de la siguiente manera: 13 mil 657 becas “Económicas” que la reciben alumnos con un promedio general entre 8.5 y 9.5 y 3 mil 022 estímulos de “Excelencia”, estudiantes que superan el 9.6 de calificación.

Una de mis hijas, la mayor, hace unos años tuvo una beca por “Excelencia”, un estímulo que apenas alcanzaba 150 pesos al mes, para un secretario de estado, esta cifra no representa ni una comida al día; pero para ella, era resultado de un esfuerzo diario, producto de largas noches de desvelo, estudio y disciplina, los detractores dirán pero que necesidad de que tu hija tenga una beca, déjaselas a otros; No obstante la beca significó para ella un esfuerzo personal, individual, merecedor de ganar la prueba enlace en la materia de Español que, la hizo estrechar la mano del Presidente de la República, en la mismísima casa oficial de los “Pinos”. Por varios meses el estímulo lo recibió de manera puntual, ella misma metía su tarjeta al cajero bancario, la sonrisa se le iluminada al recibir el efectivo, un gusto que llegó a su fin, un día el cajero dejó de dar dinero, y la pregunta obligada de ella hacía mí, fue: “Que pasó papá y mi dinero”, la respuesta más que inmediata se tradujo en falta de recurso por parte de la autoridad, ella no asimiló la respuesta y las lágrimas escurrieron en sus mejillas, no vinculó a la autoridad desechando la cifra; pues para un político es eso solamente, cifras, inmateriales; Sin embargo para ella, en su momento fue un “sueño roto”, el “corte de alas”, ya tenía definido y acariciado dónde canalizar su dinero ganado a pulso.

Esa misma situación hoy la padecen 30 mil 869 alumnos, jóvenes en total incertidumbre, con la “mala costumbre” diría un “acaudalado político”, de comer diario, pagar colegiaturas, pensión y todavía con la “frivolidad” de vestir y sufragar los extras.

En Quintana Roo se manejan actualmente un total de seis programas de becas, con un padrón de beneficiarios de más de 25 mil alumnos, entre ellos, madres solteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.