angel Uno por Uno, La Columna.

Por: Ángel Ramírez Hernández.

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Past Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal Quintana Roo, 27 de diciembre del 2016. Con más pena que gloria, el próximo 31 de diciembre concluye trasmisiones el Canal 7 Más, del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, plazo que establece el Instituto Federal de Telecomunicaciones, para que las televisoras análogas transiten a la digitalización. A partir del primero de enero el Canal 7 más dejará de trasmitir, desde su inicio en 1985 en que fue decretado y diseñado el SQCS, gracias a la visión del entonces Gobernador del Estado Pedro Joaquín Coldwell, para dotar a la sociedad de un organismo que garantizara dos derechos fundamentales: el derecho a la información y la libertad de expresión como instrumentos de la “modernidad democrática”, entre los gobiernos y sus ciudadanos, dos frases hoy en día más sordas y grises que nunca, El SQCS surgió como una necesidad de poseer un instrumento de gobernanza que en esa época, los estados “modernos” privilegiaban para que en ellos pasara la oferta ideológica, la promoción económica, los rasgos de identidad de la región que estaba práctica aislada del resto del país e incluso la oferta religiosa.

El 23 de enero de 1983 el gobernador Pedro Joaquín Coldwell, envió a la IV legislatura el proyecto de estatuto jurídico para la creación del SQCS, para enlazar a los quintanarroenses a través de los medios de comunicación, principalmente radio y televisión, el primer objetivo era, fomentar entre los habitantes del estado identidad común. El paquete de medios incluye hasta el día de hoy, según el decreto de creación, los siguientes:

Televisión

Radio

Prensa

Audiovisuales y conferencias

Cine y

Instituto de la Opinión pública, es decir, por 31 años solo operaron la radio y televisión.

El Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, nace como una estación “permisionada” de radio y televisión que se concede a los gobiernos de los estados, para operar medios de comunicación públicos, es decir, se restringa su comercialización, no son para capitalizar por medio de la libre comercialización de los espacios, tal como hasta hoy debiera operar.

En los años 80 y 90, casi todos los estados del país obtuvieron permisos para operar señales televisivas o de radio, únicamente dos estados recibieron el estatus de “concesión” Sonora y Tabasco. Entonces bajo el modelo de “permisionarias” se obligaba a que las estaciones de radio y televisión públicas, dependían de recursos del estado, oficiales, para lograr su desarrollo y permanencia, una condición que desde origen, visto desde un sistema que corrompido desde sus entrañas, lo condenaba a fluctuar entre la mala calidad y el oficialismo. ¿Qué pasó en el caso del SQCS?, solo durante sus primeros, digamos 5 años, operó como un sistema de comunicación de estado, no de gobierno; pues el concepto de “estado” define pluralidad, democracia y autonomía. A cambio los siguientes 26 años la radio y televisión de Quintana Roo, operó como instrumentos de comunicación, “oficialista” dónde el gobierno en turno (PRI) atacaba y denostaba a todo lo que se oponía al régimen, a la par que los recursos públicos eran utilizados para financiar campañas electorales o excesos de la casta política.

El 31 de diciembre, el 7 Más se convertirá, según la directora del SQCS Martha Silva, en el canal 34, una sintonización que en el caso de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, no será la misma, ahí operará el canal 4, en el marco de un proceso de digitalización que no fue atendido por la pasada administración a pesar de existir la notificación y recursos federales desde hace dos años.

La perspectiva para el canal 34, no es nada halagüeña, entrará con serias deficiencias, por principio, la era de la digitalización costará a Quintana Roo varios millones de pesos; pues incluiría la modernización del equipo tecnológico, la antena y el propio edificio que prácticamente está en ruina, por los años de abandono que fue objeto por lo menos en los últimos 3 sexenios.

La pregunta aquí sería, ¿Vale la pena la inversión?, mi respuesta inmediata sería sí, siempre y cuando en el paquete de medios se privilegie sus objetivos, en el caso de la radio y la televisión, en lo que converge a noticias, se privilegie el periodismo como la piedra angular en el cual descanse sus objetivos noticiosos, de interés público, trasparente; no obstante se percibe que el gobierno actual hará lo mismo que las últimas administraciones, por principio impone una directora general que tiene como único mérito ser la primera lectora de noticias que su premisa es revivir viejas glorias, en las que ellas no participó, el ideólogo, padre del SQCS es Virgilio Caballero. Para empezar, regresó en radio y televisión los programas del pasado, así tal cual, ni siquiera modernizó; no se sustenta en el decreto de creación, las noticias en el SQCS no tiene rigor periodístico, escasean los periodistas que sustenten los contenidos, a cambio se improvisan maestros de ceremonia, locutores, conductores, cantautores y otras profesiones ajenas al oficio, no se privilegia la formación de figuras nuevas tanto en radio como televisión, periodistas, gente con perfil, generaciones o que salieron o se están formando en al menos 7 escuelas de comunicación o periodismo que operan actualmente en todo el estado, por lo tanto no tienen que improvisar como en 1985. Los contenidos en el SQCS no levantan, y no podrá ser cuando insistan en traer políticos o amigos de políticos disfrazados de gente de medios de comunicación.

En tanto, demos el beneficio de la duda a Martha Silva, la directora que anda pidiendo que le donen cámaras de televisión u otro equipo básico para desempeñar sus funciones, ni tan siquiera pensar en cómo administrar un Sistema de Comunicación Social, cuyo presupuesto, el 90 por ciento de él, se va en el pago de la nómina, ¿Cómo va a producir?, es necesario revertir la distribución de los recursos financieros, de tal forma que el porcentaje mayor sean destinado para el rublo de operación, mantenimiento, adquisiciones, producción, realización y otros, reduciendo lo concerniente en el área administrativa, y ojo, tampoco es correr por correr, sin darle la oportunidad a los que están, de operar según su especialidad, el motivo por el que fueron contratados, hay gente que sobra, sin perfiles ni preparación, están en nómina por ser amigos del “poder” o por pago de favores, a ellos sí sustituirlos por gente capacitada, con experiencia proba, de lo contrario el canal 34, pasará con más pena que gloria, tal como sucedió con el moribundo 7 más.

Deja un comentario