angelUno por Uno, La Columna.

Por: Ángel Ramírez Hernández.

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Past Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal Quintana Roo, 22 de diciembre del 2016. En Quintana Roo, más de uno debe estar temblando, ante la liberación del ex gobernador del Estado, Mario Ernesto Villanueva Madrid, recluido desde el 2013 en una prisión/hospital en Lexintong, Estados Unidos, acusado de lavado de dinero. Y no es para menos, si la presencia con sus escritos del ingeniero en las redes sociales, no solo incomodó sino incidió también en la política estatal, desde la postulación y candidatura del ahora Gobernador Carlos Joaquín González, la posibilidad de que Mario arribe a Chetumal, su ciudad natal, trae al escenario los “pactos” y “compromisos” que hiciera el “amigo del pueblo” con empresarios, políticos, periodistas y hasta familiares, en la custodia “presta nombres” de algunos de sus bienes, convenios por cierto, traicionado varias veces por muchos.

Por ello, ante el temor de tener que entregar los bienes que “administraron” por varios años, muchos empresarios, allegados al ex mandatario, seguro harán lo posible para que el chetumaleño no llegue a Quintana Roo, a culminar  la pena carcelaria de más de 20 años de prisión que le falta, pedirán a “San Clauss” e incluso a los “Reyes Magos” para que sea trasladado a Puente Grande, Jalisco, al Altiplano o a Nayarit y es que dejar de tener lo que tanto dinero, glamur y poder político les dejó, no creo sea fácil para nadie, desprenderse de ello

Si todo va conforme a lo planeado, Mario estaría siendo liberado en este momento de la cárcel de Lexington; sin embargo tardará al menos de 2 a 4 semanas para que sea deportado a México por las autoridades penitenciarias de los Estados Unidos.

Ya en México, anunció la familia Villanueva Tenorio, pedirán prisión domiciliaria en virtud de la demacrada salud que presenta el líder del “Villanuevismo” en el Estado.

En Quintana Roo, es un secreto a voces que muchos le fallaron, traicionaron y hasta vendieron literalmente a Mario, dejándolo sino en la ruina, si económicamente mermado, su familia tuvo que padecer vicisitudes para recuperar algo de sus cuentas bancarias o propiedades con las que pudieran sobrevivir y sobre todo pagar su defensa, la que se encareció al extraditarlo.

Demasiados son los intereses que pugnaran para que Mario no sea indultado, el más evidente seguirá siendo el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, uno de los principales promotores e impulsores de la “venganza política” que tiene aún al chetumaleño en calidad de presidiario, una condición que pudiera terminar cuando el ex mandatario cumpla 91 años.

Aunque Mario Villanueva, padezca enfermedades crónicas que requieren atenciones y tratamientos especializados, a decir de su presencia en redes sociales, el hombre no deja de ser político e incidir en la vida política, por lo menos del estado que gobernó, esto le dará fuerza y sustento para recuperar lo que es de él, y que este momento está en manos, ni tan amigas ni tan leales.

Queda más que claro que su presencia en la política será solo encabezada por sus hijos, contados familiares y amigos que, no lo abandonaron ni en sus peores momentos, y sobre los que también pesaron, en su momento, amenazas para ser encarcelados. Por mientras en Quintana Roo, ya se organizan movimientos ciudadanos, reales, no ficticios, para interceder en favor del ex mandatario, habría que ver qué posición tomarán políticos que están en el escenario por él, porque los ciudadanos de a pie, ya decidieron.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.