angelUno por Uno, La Columna.
Por: Ángel Ramírez Hernández.
Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Past Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal Quintana Roo, 14 de diciembre del 2016. La zona norte de Quintana Roo, continúa bajo el yugo del crimen organizado. Los secuestros, asesinatos, enfrentamientos entre bandas rivales, hasta los más comunes, robos y asaltos, no tienen control, a pesar de que los ojos del mundo vigilan Cancún y la Riviera Maya, en el marco de la décimo tercera Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (COP13), dónde se dan cita alrededor de 10 mil delegados de 193 países.

El Ayuntamiento de Benito Juárez, cuya cabecera municipal es Cancún, el principal centro turístico de México, cuenta con fuerte presencia de oficiales de seguridad de la ONU, elementos de la Policía Federal y de la Gendarmería Nacional, así como de las policías estatal y municipal, desde el primero de diciembre que arrancó la COP13 hasta el 17 que concluya; pese a ello Cancún, vive sus peores momentos, la inseguridad los rebasó, abarcando incluso el municipio de Puerto Morelos.

En los últimos días, la región reporta a diario, robos, asaltos, violaciones, heridas por arma blanca y asesinatos, 17 hechos delictivos se registraron durante este lapso, 5 asesinatos entre ellos, uno acontecido en Puerto Morelos, el último fue descubierto ayer en la región 102 de Cancún, en una maleta encontraron el cuerpo descuartizado de un masculino.

Todos estos delitos surgen a pesar de los fuertes dispositivos de seguridad implementados desde la Riviera Maya hasta Cancún, alguien no está haciendo bien su trabajo, por lo menos del bando de los “buenos”; una triste realidad que afectó ya la zona hotelera, dónde antes no acontecían crímenes por lo menos mediáticos.

De nada sirvió que toda la división de la gendarmería con base en Chetumal, haya abandonado el Sur del estado para sumarse a la custodia de Cancún, ahí los delitos no disminuyen, se incrementan y a pasos agigantados con toda la impunidad y complacencia.

La Gendarmería Nacional en Chetumal, informó desde finales de noviembre pasado, que más de 100 elementos dejaba la ciudad para concentrarse en la zona norte y reforzar la seguridad durante la COP13, así lo señaló en su momento la coordinadora estatal de la Policía Federal Preventiva, Selena Anabel Nava Gutiérrez, dejaron de tener presencia en el Aeropuerto Internacional y las terminales terrestres y otros puntos de mayor concentración. Una presencia que inició en diciembre pasado cuando arribaron a la capital del estado y lo peor, que no tienen para cuando establecerse de nuevo en la localidad, aunque se espera sea al término de la COP13.

Ésta situación dejó desprotegida a Chetumal, donde a pesar de contar con otros cuerpos policiacos, sus habitantes, hombres y mujeres, son víctimas ahora de delitos con nula o poca presencia en el pasado, secuestros y violaciones, los más graves y que, tienen depositada en la gendarmería sus mayores confianzas.

Lo cierto es que la inseguridad se apoderó de todo Quintana Roo y hasta el momento no existe un plan para erradicarla del estado que mayores divisas capta en México vía el turismo, una de las actividades económicas más sensibles del país.

Deja un comentario