angelPor: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Past Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 18 de julio del 2017.- Alcances. Es lo que deberá tener el nuevo Sistema Local Anticorrupción, aprobado hace unos días por la Décimo Quinta Legislatura del Estado de Quintana Roo, para acabar con la “corrupción” uno de los principales lastres que tiene el Sistema Político Mexicano, junto con la “impunidad”, que nos ponen y ubican como uno de los países más corruptos del mundo.

Este nuevo sistema que se presume deberá operar y funcionar al 100 por ciento en un término no mayor a 90 días, en todo el país, lo primero que debe ponderar es la “voluntad política” ya que sin ella, difícilmente podrá cumplir con los objetivos para lo que fue diseñada y construida.

Por principio, después de su aprobación, viene su segunda etapa, realizar los nombramientos, la instalación de los órganos involucrados, de un mecanismo que de entrada su principal virtud, debe ser, obligadamente, de participación ciudadana, es decir, ciudadanos centinelas, vigilantes que se coordinen, de a acuerdo a sus estatutos, con los funcionarios públicos elegidos para hacer efectiva la naturaleza del nuevo mecanismo, acabar con la corrupción.

Me pregunto, bajo qué parámetros y niveles de confianza se elegirán a los ciudadanos y funcionarios que deberán conformar en los próximos días, el nuevo Sistema Local Anticorrupción, ¿Serán los amigos más allegados a los funcionarios que lideran la burbuja del poder, los elegidos?, o volveremos a repetir patrones pútridos hasta la medula. Y me viene en este momento a la memoria, la anécdota vergonzante, tan corrupta como impune, dónde el Presidente Enrique Peña Nieto,  nombra a su amigo, Virgilio Andrade Martínez, como Secretario de la Función Pública (SFP), para investigar, si hubo conflicto de interés en la adjudicación directa de contratos de obra pública a Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa y a Roberto San Román Dunne, en el tristemente célebre tema de la “Casa Blanca”, propiedad de Angélica Rivera Hurtado, “nuestra primera dama”, recibida de las constructoras antes mencionadas, a precios más baratos del mercado, con hipotecas blandas o incluso regalada, la iglesia en manos de Lutero.

Por principio, el Sistema Local Anticorrupción debe ir con todo el peso de la ley contra su origen, que significa esto, frenar la corrupción e impunidad que existe en el mismo Congreso del Estado, el órgano que le dio origen y aprobación, dónde sus principales actores, implícito el presidente de la Gran Comisión del Estado, Eduardo Martínez Arcila, se despachan con las cucharas grandes y viven como “jeques árabes”, este deberá ser el punto de partida del sistema local anticorrupción,  si no vemos que la inhiban desde el recinto legislativo, entonces no debemos esperar nada, más que “PAN” con los mimo, multicolores derroches de recursos, para satisfacer intereses muy, pero muy particulares.

Si este mecanismo no ve nada, no hace nada en el Congreso, no tendrá capacidad para ver las corruptelas en la COJUDEQ, en el Seguro Popular, en la Secretaría de Salud, en la Secretaría de Educación, en Oficialía Mayor, y así váyale apuntando.

Estamos viviendo momentos dónde vemos juzgar el pasado, por sus excesos, sus arrogancias y falta de sentido social, y me parece es lo justo; pero con la actual administración, se están repitiendo los mismos patrones de conducta, incluso con tiempos adelantados. La ciudadanía quiere ver en la cárcel a los funcionarios que saquearon las arcas públicas, además de exigirles regresen lo hurtado, sin permitir que esta “nueva” camada de funcionarios, que se pusieron desde campaña, expectativas muy altas, como debe ser, no incumplan sus promesas y repitan la misma historia de siempre, de corrupción e impunidad, representada por servidores públicos que actúan como “emperadorcitos”, pisoteando la dignidad de su pueblo, el mismo que lo eligió como sus representantes.

En los próximos 90 días, como dicen en Tapachula, Chiapas, veremos cómo masca la iguana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.