Julio_menaLA GAYOLA DEL KAKARO

Por: Julio Javier Mena Madrid

Chetumal, Quintana Roo a 2 de agosto del 2017.- Abrumadora y de alta tensión; pero increíblemente bella y sanadora, “Dunkerque”, el más reciente largometraje del afamado director británico, Christopher Nolan, (“El origen”, “Interestelar” o “La saga de Batman), deja a un lado la espectacularidad de entregas anteriores, para ofrecernos una experiencia más íntima, emotiva y al mismo tiempo innovadora.

“Dunkerque”, es la historia de un conflicto bélico, de héroes anónimos que no habían sido retratados de esta manera por la cinematografía contemporánea, busca que los espectadores usen y abusen de su imaginación para recrear el apremio militar en sus mentes.

En este largometraje, vemos al individuo anónimo y poco cotidiano, así como a la masa siendo parte de algo mucho más importante, el bien común; el veterano director, evalúa la naturaleza y el concepto de héroe, condición ambigua y paradójica en la sociedad actual.

El devenir de la trama y las acciones de los personajes, hace que el espectador se permita y cuestione otra mirada hacia el filme. Lo que queda claro es que los protagonistas de las cuatro historias que conforman el argumento, están en una constante evaluación de sus actos, a fin de definirse a ellos, es una película sobre el heroísmo colectivo y gradual.

La música juega un papel fundamental en este filme, ya que el trabajo de Hans Zimmer tiene una relevancia protagónica en la concepción de este proyecto, ya que, con un solo tic… tac… nos entrega el marco necesario para que la película se desenvuelva.

Lo nuevo de Nolan, más humilde en su concepción; al no hacer alarde de grandes efectos visuales, recurre a técnicas de filmación clásicas, en las cuales utiliza maniquíes de cartón para recrear a los soldados en la playa, conservando un montaje no lineal, el cual se puede percibir a lo largo de toda la película, sin perder el carácter de los personajes, creando una nueva mirada dentro del género bélico, no cediendo ante el canon y nutriéndolo con nuevas líneas argumentales.

Su película apunta a las bases del cine, no todo tiene que ser dialogado para ser comprendido, una buena actuación se puede dar con el solo parpadeo,  bosquejando personalidades que se construyen en base a sus determinaciones.

Se hace también un acto de ofrenda a la sentimentalidad nacionalista, acercándose el filme aún más a los retratos de héroes tradicionales, Cristopher Nolan, convierte en oda triunfal la conducta de la Gran Bretaña histórica, a partir de lo que fue considerada una derrota militar.

Con actuaciones muy sobresalientes esta película sin duda es el estreno de la semana y para los amantes de los “Oscar” esta película sin duda abre la batalla para la contienda de la estatuilla dorada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.