Por: Esteban Guarneros Aragón

Miembro del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo

Chetumal, Quintana Roo a 2 de octubre del 2017.- En la coyuntura que le podría haber dado mayor certeza a las acciones de gobierno, las comparecencias han sembrado más dudas y desilusión, en lugar de respuestas claras y satisfactorias, hemos escuchado solo retórica. Después de poner al frente a seis de los ocho primeros, secretarios de gobierno citados por la XV legislatura del Congreso del Estado, sus comparecencias, a los cuestionamientos de los diputados, no tuvieron puntualidad en los datos, la información fue incompleta, mostraron además, actitudes arrogantes y de desinterés a éste acto público de transparencia y de compromiso con la ciudadanía.

Temas como el alza en los índices delictivos en todo Quintana Roo; pero principalmente en el norte del estado, quedaron sin respuesta; en la licitación y entrega incompleta de uniformes escolares la aclaración y los datos fueron ambiguos y confusos; en el asunto de los despidos injustificados de cientos de empleados burócratas, las cifras presentadas fueron imprecisas, así como evasivas absurdas al no ser claros en los tipo de renuncias presentadas.

Cada vez que se les solicitó a los comparecientes ahondar más sobre lo expuesto, la respuesta fue “no tengo el dato en este momento pero con mucho gusto diputado o diputada le hago llegar la información”. La ciudadanía esperaba escuchar, de nuestros funcionarios públicos, lo que realmente es una comparecencia, de tal forma que por parte de los titulares de las secretarías del gobierno del estado se esperaba fueran más allá del discurso, someter al detalle la información que por formato no fue comentada en la narración del ejecutivo o que fue omitida por diversas circunstancias, pero en la ampliación de la glosa del informe era oportuno escuchar no solo números y ver gráficas, sino los resultados de las acciones y que éstos fueron reales.

Tampoco se vio por parte de los legisladores el análisis concienzudo y la evaluación a profundidad del documento presentado por el gobernador, así como la revisión verídica y seria de las acciones llevadas a cabo en el primer año de gobierno. Los cuestionamientos de los legisladores se condujeron, según ellos, en el sentir y queja de la ciudadanía que les hicieron llegar a través de las redes sociales o de manera personal, pero no se fundamentó en un estudio profundo el por qué, cómo y para qué las acciones vertidas en cifras, datos y conceptos del documento-informe que el gobierno presentó a la XV legislatura del Congreso del Estado.

Los ciudadanos del sur de los municipios de José Ma. Morelos, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Othón P. Blanco, se quedaron en la espera de saber con mayor precisión que tanto se hizo en el sur durante 12 meses de trabajo, despejar la duda de cuanto avance tuvo la disminución en la brecha de desigualdad que existe entre el sur y el norte, una de las promesas en campaña mas reiteradas del actual gobernador Carlos Joaquín González.

Las comparecencias continúan en los próximos días, algunas de ellas se retomarán en una segunda ronda, que bien puede ser un respiro para los funcionarios públicos y prepararse mejor en sus presentaciones, pero también un tiempo más para los legisladores que, al parecer, no han terminado de enterarse y revisar pormenorizadamente el primer informe del gobernador.

El mejor reflejo de un buen gobierno se percibe en la mesa de las familias cuando notas que el dinero alcanza para un alimento no abundante pero si variado; se ve en la cartera cuando logras cumplir, como padre, con el calzado y vestimenta de tu familia, sin tener que recurrir al crédito; se comprende cuando la recreación y diversión dejó de ser un lujo; cuando transitas por las calles y avenidas debidamente pavimentadas, con toda libertad y seguridad; cuando tus hijos obtienen una enseñanza que les permitirá ser competitivos en el futuro, a pesar de no portar un uniforme; se entiende cuando la enfermedad llega a tu casa pero tu familia es atendida sin inconvenientes de falta de médicos, medicamentos o de camas en un hospital. Esas acciones de ser reales dicen más al pueblo que la presentación de un informe a través de eventos con costos millonarios.

Las comparecencias han sido más un show en redes sociales donde lo único rescatable, es dejarnos ver al desnudo la naturaleza de los funcionarios mostrándonos, algunos de ellos, su indiferencia y frialdad, y otros su presunción  y deshonestidad; donde también se desnuda al diputado al reafirmarnos que sólo existe su interés político y querer quedar bien en sus distritos, buscando su proyección política personal y de partido para el próximo proceso electoral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.