Por: Oscar Xool Morales

(PARTE I)

Chetumal, Quintana Roo a 20 de febrero del 2018.- Unos profesores de la Universidad de Quintana Roo fueron denunciados ante el comité de Equidad y Género de la institución por una profesora que alegaba haber sido víctima de discriminación y acoso, esto en razón que alumnos ya habían interpuesto varias quejas por el mal desempeño de la profesora. La profesora nunca se aparecía en los consejos de academia, siempre tenía problemas con los demás profesores, pero planteó una Queja donde hacía parecer que todo el sistema de su división estaba en su contra, incluso las calificaciones a su desempeño eran discriminatorias, si le revisaban la asistencia a laborar, era acoso. Su principal aliado, las autoridades, o al menos, eso pareció.

Los profesores fueron llamados a declarar como si se tratare de delincuentes, la encargada del comité universitario de nombre Angelina del Carmen Yah Torres, fundó los citatorios en los artículos 19, 20 y 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, tal vez nadie le dijo, ni la misma abogada (o) de la universidad, que estos preceptos jurídicos solo corresponden al ministerio público o a la materia penal, pero todo queda en casa, no hay quien pueda analizar todo el proceso, ni ahora ni al final. De esa manera fueron notificados.

Los profesores presentaron sus “alegatos”, si efectivamente, “alegatos”, así se los pidieron sin sustentar más, todo porque el proceso al interior de la Universidad definido como PR-001, no es transparente.

Después de eso, los profesores no supieron más, hasta el momento que salió la recomendación en contra de ellos. Al parecer la encargada del comité de equidad y género, la cual ya tiene varios años en el puesto, la Mtra. Angelina del Carmen Yah Torres, presentó el análisis del tema al comité, en el cual intervienen varios supuestos catedráticos y dictaminaron la responsabilidad de los profesores. Dicha resolución, la cual para el proceso se determina como recomendación, fue signada por el Rector de la Universidad, Mtro. Ángel Ezequiel Rivero Palomo, si efectivamente, el que en redes sociales ha sustentado su desarrollo político del lado de la justicia y buscar siempre el beneficio social a través del esfuerzo y el trabajo, lo que usted amable lector, analizará si en verdad es así.

La maestra quejosa dentro del proceso, también hizo una ampliación, la cual nunca fue notificada a los profesores. Los profesores después de la determinación del comité, a través de su superior jerárquico les fue notificada la recomendación de manera directa, nunca fue sustentada ni fundada como lo marca el artículo 16 de la constitución política de los estados unidos mexicanos.

Los profesores algo sentidos por esta situación, se allegaron de información del caso e intentaron solicitar la revisión de la sanción la cual les fue negada por la Secretaria General por el hecho que para estos casos, las determinaciones del proceso UNIVERSITARIO DEFINIDO COMO PR-001 “ES INAPELABLE”.

Hasta ese punto no habría problema y el caso sería como varios de los cuales se han tenido en la universidad y se han determinado en el mismo sentido, anónimos y  CULPABLES para la parte que fue denunciada, sin embargo, lo interesante del caso es que en el procedimiento la encargada del Comité de Equidad y Género, Mtra. Angelina del Carmen Yah Torres  fue grabada en varias ocasiones realizando las entrevistas a posibles testigos de los hechos bajo un estilo propio, siempre conduciéndose con PREPOTENCIA, haciendo VER A LOS PROFESORES COMO CULPABLES Y A LA QUEJOSA COMO INOCENTE.

En las redes sociales de los Alumnos de la Universidad, se dieron a la tarea de subir estos audios, ya está en el dominio público, se puede escuchar a una Coordinadora de Equidad y Género de la Universidad, haciendo señalamientos directos, prejuicios formales y violentando completamente la ley de Responsabilidades Administrativas del Estado, el cual en su Artículo 6º  menciona:

“Los servidores públicos observarán en el desempeño de su empleo, cargo o comisión, los principios de disciplina, legalidad, objetividad, profesionalismo, honradez, lealtad, imparcialidad, integridad, rendición de cuentas, eficacia y eficiencia que rigen el servicio público. Para la efectiva aplicación de dichos principios, los servidores públicos observarán las siguientes directrices: (SIC)…

Así es amable lector, se violaron muchos puntos pero sobre todo el hecho que la persona que investigó y realizó la presentación del caso al comité, rompió con la IMPARCIALIDAD. En los pasillos del área, se decía que ya había un prejuicio del tema, que la Quejosa tenía el apoyo del Rector y de las autoridades, esto no fue comprobado de manera directa, pero sí de las acciones de la encargada del comité, las cuales beneficiaron a la quejosa.

El que suscribe, tubo acceso a datos y documentos donde la encargada del comité de equidad y género llamó a testificar a personas estando a lado de la quejosa (físicamente hablando), lo que podría objetar todo proceso, incluso el por qué con muchas falsedades no haya declinado en conocer el caso.

Los profesores, así como muchos que laboran para la universidad no conocen los procesos, es complicado que LA UNIVERSIDAD Y EL RECTOR puedan concebir procesos internos sin que tengan recursos de revisión, sin que puedan saber o al menos entender porque sus funcionarios se conducen de alguna forma, una MONARQUIA UNIVERSITARIA donde un funcionario puede ser OMNIPOTENTE y que no haya recurso que pueda revisar sus funciones porque así lo determinaron hace más de una década y nadie lo ha combatido en tiempo y forma.

Ante tantas anomalías, los profesores de la Universidad decidieron realizar sus QUEJAS ante el órgano interno de control de la UQROO, o como se llama todavía, Auditoria Interna, que está a cargo de María Octavia Manjarrez,  denunciando el mal desempeño y violaciones a sus derechos y sobre todo, la violación a las nuevas leyes anticorrupción que en teoría debería cuidar el área, sin embargo, la duda apremia, pues todos los funcionarios provienen del mismo jefe, del presidente del comité de equidad y género, del Rector Ángel Rivero Palomo.

Para intentar que la justicia los voltee a ver, al menos de reojo, los profesores paralelo a lo anterior, realizaron estas denuncias ante el nuevo sistema de la Secretaria de la Contraloría del Estado llamado “TAK POOL”, donde su titular Rafael del Pozo Dergal, ha sido un representante incansable de lo que se debe hacer, de no tolerar la corrupción y sobre todo abuso de funciones.

El Secretario de la Contraloría, Rafael del Pozo Dergal, será uno de los primeros funcionarios en hacer valer la ley anti corrupción, la cual sin duda pondrá la lupa en los funcionarios de la UQROO, si es que a las autoridades internas y al rector, Ángel Rivero Palomo, le sigue temblando la mano por hacer valer los procesos justos y en sus viajes al extranjero sigue dejando funciones o tolerando acciones anti constitucionales contra sus propios profesores.

Sugerencias de temas al correo: oxoolm@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.