Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 9 de abril del 2018. ¡El ausente! El que no consiente nada, ¡ajúa raza!, fue el diputado local perredista Emiliano Ramos Hernández a la reunión con los “cuates” que convocó el pasado domingo en Cancún, el ex diputado federal por Quintana Roo, José Luis Toledo Medina “chanito”, pre candidato de la coalición “Por Quintana Roo al Frente” PRD/PAN/MC a la alcaldía del Ayuntamiento de Benito Juárez, cuya cabecera municipal es el célebre y nacional destino turístico de Cancún.

Mire, Emiliano Ramos Hernández, perdió la oportunidad no solo de hacer las paces con el popular “chanito”, sino además conciliar con la estructura nacional y local con los tres partidos que lo impulsan para sustituir al “verde” Remberto Estrada Barba, en particular con su partido el PRD que lo rechazó, lo pateó por otro, y de paso, echarse a la bolsa al Gobernador del Estado Carlos Joaquín González, todo ello con el mismo boleto de aceptar que él, una vez más no será el ungido.

Una situación difícil, verdaderamente difícil de aceptar para las ambiciones de Emiliano, su sed de poder, quién ya se relamía los bigotes por la alcaldía de Cancún, es un realidad, él tiene carrera partidista de muchos años en el seno del PRD, y “chano” no; pero los intereses y la estrategia política no están con él, tiene que entenderlo, aceptarlo, la línea está con José Luis Toledo Medina, al margen de haber salido recientemente de las filas del PRI y representar el borgismo en Quintana Roo.

El domingo, en un hotel de Cancún, durante la reunión de amigos y simpatizantes, la plana mayor del PRD y el PAN dieron el espaldarazo a José Luis, ni más ni más, las fotos y los abrazos dieron constancia de ello, los discursos lo confirmaron.

Por estrategia política, “chanito” prácticamente a partir del 10 de abril seguramente y a pesar de los berrinches de Emiliano, será el candidato de la coalición PRD/PAN/MC a la alcaldía de Cancún, un balneario golpeado por las galopantes ejecuciones y la inseguridad en general que provocan el rechazo unánime de la ciudadanía cancunense del imberbe Remberto Barba, al grado que nadie lo quiere sentado en la silla máxima.

Sin duda, el elemento estratégico que tendrán los publicistas y José Luis Toledo para impulsar su eminente candidatura, será el tema de la inseguridad que prevalece en Cancún, un tema que rebasa el ámbito local y aterriza en lo nacional y hasta en lo internacional, Benito Juárez es el municipio más visitado por turistas nacionales y extranjeros en México. Si “chanito” logra dar certeza de que revertirá la inseguridad, que disminuirán las ejecuciones del crimen organizado en su férrea lucha por el mercado interno de las drogas, le firmo desde ahorita que la ciudadanía cancunense y en general los quintanarroenses, elijarán en las urnas al hijo del “chano” mayor, sí, en Quintana Roo estamos muy preocupados por lo que sucede en Cancún, los malandrines no solo rebasaron la autoridad municipal, también la estatal y nacional, la culpa es de todos, pero el muerto es de Remberto, no supo conciliar intereses políticos para erradicar o al menos inhibir la ola de violencia que vive el destino.

Garantizar la seguridad en Cancún, será sin duda el mayor reto de José Luis Toledo Medina, ¿Tendrá la fuerza, el temple y el coraje?, eso lo veremos en el futuro reciente, si lo logra, su figura se va a las nubes, y al termino de sus tres años estaría en la antesala de cosas mayores.

Primero tendrá que superar sus adversarios naturales, una de ellas es Mara Lezama, la periodista quintanarroense que encabeza la coalición MORENA/PT y PES para ceñirse la corona de Cancún, nada fácil en teoría, pero tampoco imposible. En el pasado reciente, Mara Lezama, rechazó diversas candidaturas por presuntas amenazas del crimen organizado,  imagínense entonces, bajo esa lógica, ¿Cómo gobernará el municipio más violento de Quintana Roo?, como asegurarle a sus ciudadanos que combatirá el crimen, la violencia, los robos, las ejecuciones, si con la primera le temblaron las corvas, difícil garantizarle entonces al electorado que ella es la idónea para gobernar el principal destino turístico del país, no solo para gobernar, para cambiarle el rostro a Cancún, un rostro ensangrentado, violento, por un rostro de paz y concordia.

El otro frente del “chano” es el Verde y sus aliados, incluido el PRI, ni pensar en ellos, traen una carga negativa muy pesada en sus espaldas, ellos impulsaron a Remberto, es indudable, tienen una estructura electoral y de financiamiento muy fuerte en Benito Juárez, de años, pero la carga es muy abultada, luego entonces, el camino por recorrer para José Luis Toledo se antoja accesible.

Ya brincó la primera traba, la residencia en Benito Juárez, lo hizo a panzazo, presentando su credencial de elector como habitante de Cancún, credencial del 2018, un hecho tan premeditado que muestra astucia y respaldo, ahora tendrá que convencer al electorado, decirles que no era Borgista, que era independiente a ellos, un tema difícil, pero con espaldarazos todo se puede.

“Chanito” es un político joven, carismático, con un entorno social favorecedor, es cierto, no tiene carrera en ninguna de las organizaciones partidistas que lo respaldan, pero eso en México, visto está, no hace falta, con la asunción del poder político con eso, para que más.

La mesa está puesta, el banqueta se alista, las cámaras se preparan, el actor más que aceptado, la ciudadanía habida por el bueno o el menos malo, el tema relevante, acabar con la inseguridad de Cancún, quien lo retome y lo cumpla, será el “buen paisano”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.