Ciudad de México a 17 de abril del 2018.- Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) 347 millones de personas a nivel mundial son diabéticas, de ellas, entre el 48% al 53% no sabe que la padecen y la mitad morirán por enfermedades cardiovasculares, expresó la endocrinóloga y profesora del Área Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) Dra. Ana María Barragán Vigil.

Agregó que estos mismos porcentajes pueden aplicarse a México y a Jalisco, por lo que urgió a dimensionar de manera adecuada este problema que afecta a millones de personas en el mundo.

A pesar de que no hay datos exactos sobre la prevalencia de la enfermedad en Jalisco, la doctora comentó que, según los Boletines de Epidemiología, en el 2017 se registraron, 4 mil 36 casos de mujeres y 4 mil 880 en hombres.

Jalisco se divide en trece zonas epidemiológicas y Guadalajara presentó la mayor prevalencia por concentrar una mayor población.

“Mucha gente no se da cuenta, no hacen caso a los síntomas de la diabetes que empiezan por orinar mucho, tener sed, hambre y ver borroso. La Encuesta Nacional de Nutrición y Obesidad (ENSANUT), en su presentación (que se realiza cada seis años y presentan actualizaciones de la enfermedad) de 2016, sólo el 55% de la población que sabe que padece la enfermedad tiene tratamiento, el 27% solo cuando se siente mal y el 19% nunca se trata a pesar de saberse enfermo”, lo que conlleva a problemas de salud pública y la elevación de la tasa de mortalidad, agregó.

“Es alarmante. El riesgo de muerte de un diabético es dos veces mayor en comparación a una persona no diabética, de éstos el 50% tiene datos de neuropatía diabética que es la primera causa de ceguera en el mundo; del 10% al 20% de los pacientes mueren de insuficiencia renal crónica”, explicó.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señaló que en el 2015 en México 98 mil 521 personas fallecieron a causa de diabetes mellitus y fue la primera enfermedad no Infecto-contagiosa en declararse como Emergencia Epidemiológica; desde esa fecha ocupa el primer lugar como causa de muerte en nuestro país.

A lo anterior, la Dra. Barragán Vigil agregó que se necesita concientizar y dimensionar la situación de la enfermedad y su prevalencia en la población; es necesario mantener una vigilancia cercana y cuidadosa tanto del padecimiento como de los pacientes y crear más campañas de concientización en la población.

Una alternativa sería generar una atención personalizada de la salud con la apertura de plazas para médicos, entre ellos de recién egreso, que se dediquen de tiempo completo al cuidado de los factores de riesgo y vigilancia epidemiológica de esta enfermedad, destacó.

Deja un comentario