• Detecta la afectación de los ecosistemas de humedal y duna costera, con presencia de especies con estatus de amenazadas, para realizar rellenos y construir obras.
  • Constata a través de las acciones de inspección y vigilancia en materia de impacto ambiental, obras en proceso y ampliación de instalaciones realizadas por empresas dedicadas a la prestación de servicios turísticos.
  • Verifica la afectación en casi 19 mil metros cuadrados por la construcción y operación de obras, en las que no se implementaron medidas para prevenir, mitigar y compensar los impactos ambientales adversos generados.

Tulum, Quintana Roo a 27 de mayo del 2018.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) clausuró actividades de construcción en cinco desarrollos inmobiliarios en la zona hotelera de Tulum, Quintana Roo. Al realizar las obras, extrajeron ejemplares –algunas especies bajo Amenaza– de vegetación de humedal y duna costera, y rellenaron el terreno para construir, lo cual afectó el ecosistema en la zona.

En el desarrollo de estas actividades no se consideró la instrumentación de medidas para prevenir, mitigar y compensar los impactos ambientales negativos generados en casi 19 mil metros cuadrados.

Actuaciones de personal de la PROFEPA, relativas a la vigilancia e inspección en materia de impacto ambiental, detectaron a las empresas dedicadas a la prestación de servicios turísticos que realizaban obras y tareas de ampliación de sus instalaciones.

Al realizar la inspección a obras y actividades de competencia federal en la zona hotelera de Tulum, personal de la PROFEPA detectó actividades de limpieza, poda, tala y corte de ejemplares de vegetación donde se localiza el ecotono conformado por vegetación de matorral costero, resultado de los trabajos de construcción realizados.

La primera de las inspecciones se efectuó en el predio localizado en la carretera Tulum-Boca Paila, municipio de Tulum, de nombre comercial La Zebra, donde los inspectores observaron la existencia de dos polígonos en un predio de 17 mil 504 metros cuadrados, con construcciones destinadas como villas, bar, restaurante, asoleaderos, palapas, oficinas, tratamiento y depósito de aguas residuales, biodigestores, vivero, depósito de basura de desechos orgánicos o materia orgánica, entre otros espacios.

En el desarrollo Ana y José Charming Spa & Hotel, localizado en el kilómetro 7 de la carretera Tulum Ruinas-Punta Allen, se detectó  el relleno de humedal costero con presencia de vegetación de manglar en una superficie de mil 338 metros cuadrados.

El tercer predio inspeccionado corresponde al ocupado por el proyecto denominado Hotel Manglex, ubicado en la carretera Tulum-Boca Paila, predio en el que se encontraron cuatro cabañas construidas con madera de la región y otras obras ubicadas en un ecosistema de humedal costero.

El siguiente predio inspeccionado está ubicado también en la misma carretera de Boca Paila, ocupado por la empresa de nombre comercial Casa Jaguar, en cuyo interior se observó la construcción de una terraza y área de descanso (front), un bar, asadero y comedor, tres baños, una bodega, cocina, un edificio de dos niveles, un humedal artificial, un almacén y área de planta de tratamiento.

En el último predio inspeccionado, en el que se desarrolla el Hotel Be Tulum, ubicado en la carretera Tulum-Boca Paila,  se detectó un relleno en el humedal para ampliar sus instalaciones para uso de comedores, estacionamiento y resguardo de maquinaria.

Los cinco proyectos inspeccionados carecían de autorización en materia de Impacto Ambiental que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para llevar a cabo las actividades de relleno y construcción en ecosistemas costeros, autorización en la que se consideran las medidas tendientes para prevenir y  mitigar los impactos ambientales adversos ocasionados por dichas actividades.

Ante esta situación y con objeto de evitar se continuara generando daño a los recursos naturales, con fundamento en el artículo 170, fracción I, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, la PROFEPA determinó imponer como medida de seguridad la Clausura Parcial o Total Temporal, conforme al caso, a los proyectos inspeccionados.

Los proyectos inspeccionados se encuentran en  ecosistema costero con presencia de vegetación característica de matorral costero, con ejemplares de  uva de mar (Coccoloba uvifera),  palma chit (Thrinax radiata), así como de vegetación de humedal costero de manglar con presencia de mangle blanco (Laguncularia racemosa), mangle negro (Avicennia germinans), mangle rojo (Rhizophora mangle) y mangle botoncillo (Conocarpus erectus).

Las especies de mangle referidas, así como la palma chit, se encuentran listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestre-Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-Lista de especies en riesgo vigente, publicada en el Diario Oficial de la Federación  el 30 de diciembre de 2010, en la categoría o estatus de especies Amenazadas.

Con estas acciones, la PROFEPA fortalece su compromiso de garantizar la conservación, protección y el cuidado del medio ambiente; mediante las actividades de inspección y vigilancia, para verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental aplicable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.