• ¿Será el revulsivo que requiere Quintana Roo para emerger?

Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 08 de junio del 2018.- ¡Sorpresivo! Así fue el regreso del ex gobernador de Quintana Roo Mario Villanueva Madrid  el pasado miércoles a Chetumal, la capital de Quintana Roo, dónde despacho por seis años.

Ese día nadie lo esperaba, a excepción de su familia que habían agotado todas las instancias para traerlo al Centro de Readaptación Social de Chetumal, penal  dónde días previos se habían realizado los preparativos conducentes para recibirlo como lo requiere.

Apenas la semana pasada lo habían trasladado del Reclusorio Norte de la Ciudad de México al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi) de Ayala, Morelos, por ello nadie que no fuera su familia o amigos cercanos hubieran pensado que ese miércoles desde muy temprano Mario volaba hacia el terruño.

El Ceferepsi de Ayala se ha convertido en los últimos años en una estancia de elite criminal, ahí llegan internos con padecimientos crónicos con alto nivel económico o bien político, como es el caso de Mario Villanueva.

En su última incursión en ese Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial de Ayala, Villanueva Madrid coincidió con otro ex Gobernador, Roberto Borge Angulo, ¿Qué pasó cuando se vieron por primera vez, si esto sucedió?, ¿En que pensaron, que se dijeron?, seguramente después nos enteraremos.

Lo cierto que la deteriorada salud del ingeniero, a punto de cumplir los 70 años, quien sufre de asma, epoc y trastornos de la próstata, obligaron a las autoridades federales, -y hay que decirlo también, gracias a la anuencia del Carlos Joaquín González-, regresarlo a Chetumal, dónde su situación será distinta, cerca de familiares y amigos y con atención médica especializada.

Mario Villanueva ya purgó el 70 por ciento de su condena en cárceles de México y Estados Unidos, la verdad es un abuso lo que están haciendo con él, saña diría yo.

Las intenciones de la familia, es que esté el menor tiempo en el CERESO, quieren el arresto domiciliario, que la condena que le falta, la cumpla en casa, ahí dónde usted lo pensó, en el Mostrenco, dónde años atrás recibiera políticos, artistas, deportistas, intelectuales y todo tipo de figuras prominentes de México y el extranjero.

A la gente de Chetumal, le dio mucho gusto enterarse de que estuviera aquí, apenas circulaba la noticia en redes sociales del arribo del avión privado que lo trasladó hasta acá, para hacerse presente afuera del penal, después hubo misa, mariachis y lo que usted diga y mande.

Mario es querido en Quintana Roo, no hay duda de eso, muchos con solo tenerlo aquí se siente respaldados, cobijados, protegidos, otros no tanto, los que se quedaron con parte de sus propiedades, negocios, lana, etc., esos créanme están muy preocupados, ya lo tienen de frente, encerrado sí pero en Chetumal, moviendo las piezas del ajedrez que dejó pendiente.

Su llegada, necesariamente cambió el rumbo de estas elecciones electorales, muchas hablan que en Chetumal, hubo beneficiados con su llegada, se dice mucho que Manuel Valencia es uno de ellos.

Valencia es candidato del Partido Encuentro Social (PES) al Ayuntamiento de Othón P. Blanco, ese partido postuló a su hija Maritza a candidata a Diputada al Distrito XV, Carlos Mario Villanueva Tenorio, otro de sus hijos, fue durante un tiempo presidente estatal, los eruditos dicen que eso le ayudará en su lucha con Fernando “Chino” Zelaya y don Hernán Pastrana, usted tiene la mejor opinión.

Mire, cuando el Villanuevismo estaba en jaque, diezmado, abandonado, marginado, la sola figura del ingeniero sirvió para colocar a su hijo en la alcaldía de Chetumal, ahora resurgidos, renacidos y renovados, jajaja, no veo la serie de Televisa 4 elementos ¿verdad?, imagínense que no podrán hacer.

Lo cierto es que Mario y su familia debieron hacer acuerdos de no intervención en política, por lo menos de manera directa, el pacto para que regresara a Chetumal debió ser ese, darle libertad de acción al ingeniero, es entregarle de nuevo el Estado, es un excelente político, periodista, aprendió a manejar redes sociales, tiene impacto, todo lo que diga influye necesariamente en política, en acciones.

Si no hubiese sido así, el debate en medios habría traído a periodistas nacionales e internacionales como en antaño, a muy pocos comunicadores les intereso el tema, no a profundidad. Ahora esos acuerdos fueron con la familia, no con los simpatizantes, si no los pueden controlar, válgame Dios lo que sucederá.

Las elecciones están próximas, ¿Fue un error traer a Mario a Quintana Roo teniendo en puerta un proceso electoral, acaso estrategia de algunas mentes maquiavélicas  que sopesaron todos los riesgos?, fue otra Ley de Movilidad que llegó en momento equivocado, para sacudir el panal de abejas, ya veremos, dijo el ciego.

A mí me da gusto que esté en Chetumal, es un hombre de ley, una figura con claros oscuros sí, pero de ley, cuando huyó de Chetumal, nadie se imaginó que un político de su talla, de su temple, de su carácter y de su mano dura, que a veces se necesita, no volvería encontrarse en la oficina Central de Palacio de Gobierno.

Que quiero decir con esto, pues que en estos últimos años Quintana Roo ha adolecido de un político de verdad, con estatura, que lo mismo maneje política interna como externa, pasó Joaquín Hendricks, Félix González Canto y Roberto Borge, ninguna le llegó a los talones, más o menos Félix, pero su temperamento y sus deslealtades, dicen algunos, le falló, era suya decía el “Perro” Bermúdez, la dejó ir.

En la época de Mario las relaciones internacionales estaban de primera, con fuerte presencia en Guatemala, Belice, me acuerdo de esas visitas a Belmopan, Ciudad Belice, con la caravana de Gobierno encabezada por el ex mandatario, o el intercambio cultura con Cuba y los otros países del Caribe. Eso se perdió.

Y que decir su contacto con medios, él era su principal operador, y les digo un secreto, no era de repartir tanto dinero como lo hizo Borge, pero compartía, lo mismo jugaba tenis con algunos de nosotros, como futbol y softbol, en fin, era un político de esos que dicen ahora, de antaño.

Que algunos les fue mal con él, también es cierto, que abrió frentes, muchas y poderosas, uno de ellos lo tiene en cárcel todavía, con toda la saña que puedan vertír, así es cuando se incursiona en las altas esferas del poder, a veces se impone, a veces se pierde.

Mario Villanueva Madrid, está en Chetumal, seguramente en las próximas horas, días, o semanas estará en arresto domiciliario, su familia lo está gestionando. Ya veremos qué rumbo toma nuestro terruño, estaremos informando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.