• Siguen entregando el Estado a los foráneos, para que nos gobiernen.

Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 11 de octubre del 2018.- ¡Oportunidad! De oro, la que dejaron pasar los diputados de oposición (PRI, PVEM, PANAL, PES y hasta los Independientes) que conforman la Décimo Quinta Legislatura del Estado de Quintana Roo, para congraciarse con la ciudadanía y de paso reafirmar el quintanarroísmo, que no nativismo.

Y mire, antes de ir a la cargada como borregos, debieron oponerse a la reforma de ley, propuesta por el Gobernador del Estado Carlos Joaquín González, dirigida a desaparecer el requisito de residencia mínima de cinco años, que tenía los profesionistas foráneos, para ocupar el cargo de Fiscal General del Estado.

No lo hicieron, y con ello los diputados de oposición, encabezados por Raymundo King de la Rosa, Carlos Mario Villanueva Tenorio, José Luis González Mendoza, Elda Candelaria Ayuso Achach, José de la Peña Ruíz de Chávez, Juan Carlos Pereyra Escudero y Emiliano Ramos Hernández, lo aprobaron fast track, asestando con ello, certera puñalada trapera a la ciudadanía, a la que verdaderamente se deben.

Como dijera el mismísimo “Perro” Bermúdez, era suya, la dejaron ir, la enorme oportunidad de oro para que diputados priistas como Raymundo King y cofradía, medianamente, hayan limado las paces con la ciudadanía que, borró a su partido el PRI, en las pasadas elecciones y, de paso, marginarlos y desplazarlos.

Lo mismo hizo Carlos Mario Villanueva Tenorio, prefirió arrodillarse ante el poder y ceder el Estado a oportunistas venidos de la noche a la mañana, de otras latitudes, sin picar piedra, lo que no hizo su padre como gobernador.

Parafraseando al Presidente Álvaro Obregón, segura y probablemente, estos diputados, marcados siempre por la opinión pública como traicioneros, no resistieron al bombardeo de los pesos, allá ellos, luego que no anden llorando lo que no pudieron defender como políticos honestos, tutores de causas sociales.

La única coherente con el discurso familiar y de amor al terruño, fue la diputada Leslie Hendricks Rubio, quien se opuso a la decisión futurista, seguramente, de abrir la puerta a diestra y siniestra de todo aquel que venga de otros estados para gobernarnos, desplazarnos, como dijera la canción de “María Cristina”, aquella que quería gobernar, y no, no les siguió la corriente.

Ya antes, su padre el ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz y su homologado Miguel Borge Martin, se habían opuesto a la iniciativa propuesta desde el Palacio de Gobierno.

Una vez más, la Decimo Quintana Legislatura del Estado, encabezada por el nefasto Eduardo Martínez Arcila, Presidente de la Gran Comisión, se rindió ante el poder político, claro, con algún interés satisfecho de por medio.

De otra forma, la reforma, no se hubiera dado como se dio, 21 a favor, 3 inasistencias y solo una en contra, vaya vergüenza de diputados que no les importó la levantada de voz que hiciera la sociedad organizada o no, para que no quitaran el impedimento de la residencia mínima de cinco años, ello mantuvo siempre a los quintanarroense al frente, primero, de la Procuraduría, y ahora, de la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo.

Los independientes o patitos como:  José Carlos Toledo Medina, Juan Ortiz Vallejo, entre otros, que fijaron desde el principio su precio al mejor postor, seguramente, y aquí les doy el beneficio de la duda, solo por educación, se fueron también con el canto de las sirenas.

Por ahí, el ex Presidente Estatal del PRI, Sergio de la Cruz Osorno, le dijo a Raymundo King y al resto de sus correligionarios en el Congreso, que le fallaron a su partido. Tienen la obligación de tomar acuerdos con su partido, les refutó, en este caso con la Dirigencia del Comité Ejecutivo Estatal, otra que anda perdida, y sujetarse a los convenios que se acuerden, lo que pasa señaló:

“Esos diputados siempre se han ido por su lado, son protagonistas de ellos mismos, no cuidan ni las formas ni el fondo y por eso, resulta que ahora no pueden representarnos bien”.

De la Cruz Osorno, pidió al Comité Ejecutivo Estatal del PRI, llamarlos a cuenta:

“Hay cosas verdaderamente importantes que se tienen que cuestionar, que se tienen que avalar, que se necesita el visto bueno de la ciudadanía y que ellos se han  atrevido a utilizar en nombre del PRI, cuando así son sus propios intereses, no los intereses generales del partido,  como ex presidente del PRI, tenemos que condenarlo, luego lo más probable es que cuando la ciudadanía le cobren la factura, estén llorando”, recalcó, añadiría yo, ¿Cual factura, queda?

Y me pregunto, ¿Qué dirá AMLO a todo eso?, al rato que se reúna con los políticos de su partido, acerca de estos y otros temas, no hay que olvidar que MORENA tuvo en esta legislatura sus propios diputados, pero les dieron la espalda y se fueron como independientes, ejemplo, Juan Ortiz Vallejo y una más.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.