• El rescate de un helicóptero comprado para la policía y otras labores de “índole social”, en tiempos de Mario Villanueva.

Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 3 de noviembre del 2018.- ¡Remiendo! El de plana, que le realizan constantemente desde el Gobierno, al Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Jesús Alberto Capella Ibarra, por el derroche de arrogancia destilado desde su llegada a estas tierras.

El último desatino de Capella, fue arribar a Isla Mujeres en un helicóptero desconocido hasta ese momento en la entidad, y bajar de él, apoyado por un sequito de guardaespaldas, en una actitud más propia de “Ricky Ricón” aquel personaje de cómics, que de un funcionario encargado de velar por la seguridad.

Basta decir, que las criticas estuvieron a todo lo que da, tanto en redes sociales como en medios tradicionales (radio y televisión); pues el desatino del tijuanense, desentona con las políticas de austeridad aplicadas por el gobernador Carlos Joaquín González, desde el inicio de su administración.

Y mire que hacerlo en la tranquila y paradisiaca Isla Mujeres, en dónde todo se mira con lupa, era de esperarse, el arribo fue tan deslumbrante como el  personaje en cuestión, y no, no iba pasar desapercibido, “pueblo chico infierno grande”.

Claro, los habitante a principio, pensaron que el que arribaba en helicóptero era un “pop star”, hasta el mismísimo Luis Miguel, por aquello de que en esas fechas andaba por tierras yucateca, y el sequito de guardaespaldas era como el del intérprete de “Cuando Calienta el Sol”.

Aunque después, el número fue superado, en una comunidad como Isla Mujeres, dónde lo que más prevalece es la tranquilidad y la calma, a quien se le iba ocurrir tanto despilfarro a Capela.

Ya en el lugar, los amigos de la prensa, se enteraron que no, no era Luis Miguel, era Capella Ibarra, pues un miembro de su seguridad, les pidió amablemente se retiraran, porque al jefe no le gusta mucho hacer contacto con la prensa, eso lo sabemos, siempre recurre a videos propagandas o a la prensa nacional, para darse a notar

Esto sucedió un día antes de que el gobernador llegara a Isla Mujeres, para encabezar la audiencia pública, “Platícale al Gobernador”.

Bueno, tan duro fueron las críticas, que obligaron a Capella Ibarra, el mismo día de la audiencia pública, improvisar la presentación del “Aguila 1”, como denominó a la aeronave, la que, adelantándose a su jefe, dijo, era parte de la nueva estrategia de seguridad, ordenada por el gobernador.

La presentación oficial del “Aguila 1”, tan importante en labores de vigilancia del estado, y esto lo digo con total convencimiento, la hizo, en un vídeo de 45 segundos, tomado por él mismo con su celular.

Ahí conocimos el color de la aeronave, amarillo, azul y blanco, matrícula XC-FIP que, lejos, pero muy lejos de criticar el objetivo que tendrá o su costo, y esto escrito con plena convicción, lo que reprochó la ciudadanía en redes, fue la parafernalia “fifí” del “rambo tijuanense” en su arribo a la isla, no otra cosa, no confundir la gimnasia con la magnesia.

El video para argumentar, bajar de la aeronave con todo el “glamour” del secretario, que desplaza un gran número de quintanarroenses que trabajan en SSP, para colocar a su grupo de más de 30 elementos que lo acompañan en sus labores, así en el Estado de Morelos, como en Tijuana, lo hizo el mismo.

Por cierto, del helicóptero, no es nuevo, y no pertenece al estado desde la administración del ex gobernador Félix González Canto.

El Bell 407 pertenece a Quintana Roo desde 1996 en que se pagó con recursos de la federación, para uso de la policía, en épocas del ingeniero Mario Ernesto Villanueva Madrid, aunque fue entregado en 1997, fecha insignia de su modelo, es de 7 plazas incluido el piloto.

El Bell 407, no hay que confundirlo con el otro Bell que trasladaba a Beto Borge, ese es más grande, de dos turbinas, y lo compró el ex mandatario ahora detenido, para rentárselo al estado, a través de Vip Saesa.

Bueno, este Bell 407, fue abandonado durante la administración de BeBo, presuntamente en los talleres de la empresa, Servicios Aéreos del Centro (SACSA), en la Ciudad de México, ubicado a un lado del hangar presidencial, con Félix, lo piloteaba, a veces, Salvador Rocha Vargas, cuando se lo pedía prestado al Capitán Roberto Torres, piloto oficial de la aeronave.

En esas estaba, cuando entra el gobierno de Carlos Joaquín, y luego de dos años, se decide rescatarlo, el esfuerzo del gobernador, es enorme, componerlo, según los expertos, debió costar algo así como dos millones de dólares, estaba totalmente desarmado, para echarlo andar, tuvieron que poner tuerca por tuerca, tornillo por tornillo, pero vale la pena, con creces.

De lo contrario, la Bell Textron, su fabricante, no hubiera autorizado nunca su despegue.

La antigüedad del helicóptero, 21 años, no pone en riesgo su estabilidad, es totalmente seguro, cada seis meses tiene que inspeccionar para que se certifique la tarjeta de Aero navegabilidad, así que por funcional no hay ningún problema.

Se agradece al gobernador este esfuerzo, que como ya lo dijeron, servirá también de ambulancia para la población en casos muy necesarios, por ejemplo, la quemadura de un niño que requiere ser trasladado a Galveston, Texas, entre otras utilidades, como las labores de seguridad para lo que se compró desde 1996.

En fin, los habitante de Quintana Roo nunca criticaron el rescate que el gobernador Carlos Joaquín hizo del Bell 407, se agradece, de corazón, se señaló la ínfulas del secretario que al parecer, le van a festejar y aceptar todo, y a la menor de las críticas que reciba, lavarle la cara, así de sencillo.

Lo bueno de todo esto, es que con la actitud  de Capella, el solo se está elevando las exigencias para cumplir con prontitud, para lo que fue contratado, la ciudadanía lo sigue muy de cerca, se ve en las redes.

Él pidió tres meses para dar resultados, ya consumió uno, y no se ven avances, bueno sí, pero en el crecimiento de otros delitos que antes no se percibían tanto, y que se suman a la oleada de ejecuciones y en general, a la inseguridad que vive Quintana Roo desde hace ya algunos años.

¡En fin!, ya veremos, que más sucede, con el Aguila 1.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.