• Es inaudito ver esas instalaciones cerradas y a los pobladores urgidos de atención médica, señala.
  • Urge que la titular de la dependencia de Salud “voltee los ojos” hacia las  comunidades, dice.
  • La Unidad de Salud de Limonar y el hospital de Nicolás Bravo son claro ejemplo del desinterés del gobierno. Fueron construidas y jamás aperturadas.

Chetumal, Quintana Roo a 05 de noviembre del 2018.- El regidor del Ayuntamiento capitalino, Manuel Valencia Cardín, hizo un llamado a las autoridades de la Secretaría estatal de Salud para que atiendan el reclamo de habitantes de comunidades rurales donde existen clínicas que tienen años construidas pero desafortunadamente no funcionan por falta mobiliario, médicos, enfermeras y medicamentos.

El concejal, quien se ha dado a la tarea de regresar a las comunidades para atender y gestionar la solución de los problemas que aquejan a las familias, consideró lamentable que, luego de varios años, las nuevos edificios que albergan Unidades de Salud e incluso Hospitales, en los que se invirtieron cuantiosos recursos, estén totalmente abandonados por el desinterés del gobierno.

—Es una lástima que Unidades Médicas, como la del poblado Limonar y, el hospital de Nicolás Bravo estén abandonados, sin equipo médico y sin el interés del gobierno estatal de ponerlos en funcionamiento —reclamó—. Es inaudito ver esas instalaciones cerradas y a los pobladores urgidos de atención médica.

Valencia señaló que con la salud de los othoneses no se juega.

—El hecho de que existan instalaciones modernas para ofrecer un servicio médico y estén cerradas es una burla muy absurda para quienes necesitan atender su salud —dijo—. La salud es un derecho humano, es derecho constitucional.

El regidor comentó que ante la falta de médicos y medicamentos en las localidades, los enfermos tienen que viajar a la ciudad para atenderse, lo que representa gastos que afectan su economía.

Propuso a la Secretaría estatal de Salud buscar mecanismos, ya sea con pasantes o con médicos residentes para solucionar esa problemática, “pero algo tiene que hacer”.

—No es regalo, es una obligación del estado atender la salud de los habitantes en comunidades que carecen de ello —comentó Valencia.

Valencia dijo que tener conocimiento de la existencia de programa federal  establecido hace años denominado Caravanas de la Salud, que hacen una buena labor, pero es insuficiente, por eso es necesario una mayor atención, “urge que la titular de la dependencia de Salud “voltee los ojos” hacia las  comunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.