• Hace un llamado a la Secretaría de Educación de Quintana Roo para que permita la entrada de especialistas en la materia para rescatar “lo que se pueda”.
  • Según el concejal, en el interior del edificio existen unos 20 mil libros a merced de la humedad y el polvo.
  • Manuel Valencia lamenta que la biblioteca haya cerrado sus puertas en administraciones pasadas, pero igual es lamentable que así continúe.

Chetumal, Quintana Roo a 29 de noviembre del 2018.- El regidor presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Deportes del ayuntamiento de Othón P. Blanco, Manuel Valencia Cardín, hizo un llamado a las autoridades de la Secretaría de Educación de Quintana Roo para que “abran las puertas” del agonizante edificio de la biblioteca Javier Rojo Gómez, a fin de revisar y rescatar lo que queda del acervo cultural y bibliográfico y darle buen uso donándolo a bibliotecas y escuelas públicas de comunidades rurales del municipio.

—Es un acto de inconciencia que nos llena de indignación porque existen cientos de obras literarias en un edificio que se encuentra cerrado, cuando pueden ser usadas por estudiantes de la zona rural para su consulta —dijo—. Eso no puede ser posible.

Manuel Valencia lamentó que la biblioteca haya cerrado sus puertas en la administración anterior, pero igual es lamentable que así continúe.

En este sentido, Valencia consideró necesario abrir la biblioteca para que especialistas en la materia pudieran verificar las condiciones en que se encuentra el material bibliográfico.

—La idea es rescatar la mayor cantidad de libros y evitar que continúen deteriorándose —sostuvo.

Es preciso señalar que en el municipio de Othón P. Blanco existen 8 bibliotecas, en las que sería ideal donar parte de ese material bibliográfico que se encuentra en el abandono.

Incluso, existen comunidades donde todavía no existe el servicio de Internet y los libros ayudarían muchos a los estudiantes.

Según Valencia, en el edificio que albergó por años a la biblioteca Javier Rojo Gómez, existen unos 20 mil libros a merced de la humedad y el polvo, lo que finalmente llevará a su deterioro si la SEQ y el inoperante Instituto para la Cultura y las Artes de Quintana Roo siguen con su postura de no hacer nada.

Sin embargo, a estas alturas debe haber pocos libros utilizables, dado que han permanecido muchos años al interior de la biblioteca que, con el tiempo, se ha convertido en una gran bodega abandonada, hogar de roedores y otros insectos.

—Un sólo libro que se logre rescatar sería magnífico, pero hay que entrar para verificar el estado en que se encuentran —precisó—. Entonces 20 libros es todo un tesoro de conocimientos, pero lamentablemente ese tesoro se está deteriorando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.