• Corren a empujones al encargado del despacho de la policía municipal del destino turístico más importante de México.

Por: Ángel Ramírez Hernández

Maestro en Periodismo Político, Miembro Fundador y Presidente del Colegio de Profesionistas en Comunicación de Quintana Roo, A.C.

Chetumal, Quintana Roo a 5 de noviembre del 2018.- ¡Zafarrancho! El que armaron policías de Cancún, la cabecera del ayuntamiento de Benito Juárez, en la zona turística más importante de Quintana Roo y México.

Sacaron a empujones, “sombrerazos y cachetadas” a su director municipal o encargado del despacho, Jesús Pérez Abarca, el foráneo con menos de un mes de residencia en el municipio que hoy le toca vigilar.

Pérez Abarca es un personaje que vino a Quintana Roo, proveniente del estado de Morelos, fue impuesto en el cargo por su jefe Jesús Alberto Capella Ibarra, Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo.

Los policías de Cancún, de los que hay que señalar, muchos de ellos están ligados a grupos delincuenciales que operan en la zona norte del estado, lo quieren fuera.

El argumento es simple, Pérez Abarca, dicen, les exige realizar labores contra la delincuencia organizada, es decir, les pide entrar a narco tienditas, investigar pormenores de empresarios de la zona norte del estado, hacer trabajo de inteligencia, sin armamento ni protección, en una función que según ellos, no les corresponde.

Mucha de esta situación se esperaba, Jesús Alberto Capella Ibarra, llegó al estado a desplazar gente para acomodar la suya, entre ellos, Pérez Abarca, si bien es cierto en Quintana Roo hay infiltrados, el proceso para depurar la policía en la entidad debe ser apegado a la ley, con base y fundamento, no con sospechas.

Algunos dirán que el nuevo secretario de seguridad pública está en su derecho de depurar, purificar, sanear las policías del estado, a las que quiere en un mando único, tiene que dar resultados inmediatos, es cierto, y que mejor que se arropado por su grupo, el que lo acompaña desde Tijuana y Morelos.

El conflicto reventó la mañana de este lunes, dónde un grupo de policías, 100 o 250, de un total de 3 mil con los que cuenta la corporación, mostraron el cobre al sacar a empujones a su jefe, en un hecho reprobable y vergonzoso para cualquier agrupamiento policiaco.

Tampoco fue la primera vez en que el actual director de la policía municipal de Cancún, Jesús Pérez Abarca, le pasa lo mismo, hace unos años, salió de la misma forma de su oficina en el Estado de Morelos, golpeado, humillado, marginado por sus propios subalternos, algo que se repitió ahora en Cancún.

Pero, que hace Pérez Abarca para merecer empujones e insultos en los lugares dónde va, porqué se gana el repudio de su gente, realmente hace una limpia en la corporación y por ello los intereses oscuros del crimen organizado lo sacuden, o se trata de la incorporación de otros grupos de poder.

No lo sabemos, lo cierto que Capella quiere dirigir a las policías municipales e imponer el orden, por ello empezó colocando a su gente en los ayuntamientos, el primero fue Pérez Abarca en Cancún, el segundo Jorge Alejandro Ocampo Galindo en el ayuntamiento de Tulum.

Este último tomó protesta el pasado fin de semana, dónde se tuvo que remover a José Eliezer Varela Durán, se espera pronto haga lo mismo en Solidaridad que encabeza la alcaldesa, Laura Beristaín Navarrete, si ésta cede.

Y sí, bajo el argumento de acabar con la inseguridad que galopea de manera sangrienta en Quintana Roo, Capella pidió tres meses para cumplir con el encargo, ya consumió uno, por ello sus simpatizantes aprueban que traiga gente de fuera, y están bien, merece por lo menos el beneficio de la duda.

¿Pero?, su gente está capacitada, pasó las pruebas de control y confianza, está profesionalmente por encima de los policías de Quintana Roo, será que  los gobernadores que nos han antecedido fueron tan malos como para no formar policías honestos, capaces, probos, ¿Y la escuela de formación, no sirvió, porque sigue entonces consumiendo recursos?

El gobierno del estado ha dicho que lo ocurrido en Cancún, es el avanzar de la Secretaría de Seguridad Pública en el desmantelamiento de los grupos de interés y privilegio, por principio tenemos que creerle, pero el margen de espera para ver resultados contundentes, es corto, Quintana Roo sangra a borbotones.

Que en el interior de las policías, municipales, estatales, incluso federales, hay quienes quieren que las cosas se queden como están, los hay y muchos, como también hay quienes vienen de fuera y quieren que las cosas sigan igual, entiendo no es el caso de Capella; Pero entonces el nuevo secretario debe dejar la frivolidad y ganarse tanto a sus policías como a la ciudadanía.

Los quintanarroense estamos confundidos, no sabemos a quién creerles, en ésta ocasión nos inclinaremos por el Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Jesús Alberto Capella Ibarra, el mismo que rechaza a la prensa local; Pero necesitamos cerrar filas y apoyarlo.

Por suerte, hay también policías honestos, probos, de alta confianza, férreos, profesionales, que quieren cambiar el rumbo de este estado tan dolido, aunque les cueste la vida.

Nada más que hay que saber quién es quién, porque a rio revuelto, ganancia de pescadores, y los grupos delincuenciales en la entidad, son muchos y quieren seguir trascendiendo su poder, por eso éstas reacciones al proceso de ordenamiento de la policía que, en el corto y mediano plazo promete contar con un cuerpo eficiente en la lucha contra la delincuencia.

Las acciones para desmantelar los grupos de interés y privilegio al interior de la Secretaría de Seguridad Pública son fuertemente rechazadas, visto está.

Por lo pronto, los inconformes son minoría, la autoridad asegura tener el control, que dentro de los revoltosos no hay elementos de la Policía Turística y Tránsito, se desvincularon de ésta expresión vergonzosa, dicen, para cumplir con sus servicios establecidos, son apoyados por la Policía Federal que ya están patrullando la ciudad, así como otras fuerzas armadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.