Chetumal, Quintana Roo a 10 de febrero del 2019.- En total incongruencia con la ley, las normativas laborales y en franca evidencia de que no saben gobernar, el Ayuntamiento de Othón P. Blanco cuya cabecera municipal es Chetumal, la capital de Quintana Roo, en la frontera entre México y Belice, saca el ambulantaje de calles y mercados de la ciudad, para llevarlo a oficinas municipales.

El regidor independiente electo, Julio Alfonso Mauricio Velázquez Villegas, aquel que con bombo y platillo acudió al Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) para devolver 13.92 pesos, de los 53 mil que recibió para su campaña, al no haberlos ocupado, aseguró que al interior de las instalaciones del ayuntamiento (palacio municipal), así como lo leyó usted, el municipio cobra para ejercer el ambulantaje.

No lo leyó, ni lo entendió usted mal, en su muro de Facebook, el primer regidor independiente en la historia de Chetumal, evidenció que el municipio capitalino, no sabemos si por parte de la dirección de fiscalización municipal que encabeza, Manuel Magaña Cirerol, no lo dejó claro, cobra a su propio personal, 150 pesos para vender en oficinas del ayuntamiento en horario hábil.

“En el ayuntamiento, durante muchos años han existido personas que laboran aquí y en ocasiones, durante su horario de trabajo, como fuera de éste, se han dedicado a vender algo para meter una lanita más a la casa”.

Velázquez Villegas, denunció sin presentar pruebas, que secretarias y hasta directores de área, venden en oficinas oficiales y en horario de trabajo, perfumes, bolsas, bisutería y hasta comida que preparan en su casa y que comercializan, bajo el argumento  de que el sueldo que devengan en el ayuntamiento, de mil 500 pesos quincenales, no les alcanza para sobrevivir, y por ello buscan ingresos extras, que llevar a su casa.

“Pues eso está sucediendo hoy día… conozco a algunos que ya les empezaron a cobrar $150.00 pesos mensuales por vender en las instalaciones del palacio”.

Sí esto fuera cierto, antes lo tendrá que probar el regidor independiente, se estarían reconociendo que la corrupción y la impunidad está más acentuada que nunca en el ayuntamiento que hoy le toca encabezar al partido Morena, en contra posición, no solo con sus postulados de anticorrupción y honestidad, sino también con los del propio líder moral, el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Julio “Taquito” abrió la caja de pandora, e hizo oficial que en las oficinas municipales, trabajadores hacen vendimia presumiblemente ilegal; pero no solo eso, asegura que alguien les cobra 150 pesos para que la venta ambulante, la puedan hacer dentro de la propia oficina y en horario laboral.

A finales de enero pasado, unos 50 vendedores ambulantes y semifijos en Chetumal, se manifestaron por la duplicación arbitraria del pago de cuotas que realiza el ayuntamiento moreno a través de su dirección de fiscalización municipal.

En esas fechas los manifestantes denunciaban que Manuel Magaña Cirerol, director de fiscalización municipal, realizaba cobros excesivos por emitir permisos para vender en calles y mercados, cuotas que se habían elevado hasta en 400 por ciento.

César Antonio Iuit, líder de la CROC municipal, señalaba que el área de fiscalización municipal, quería aumentar el cobro por los permisos para la venta en vía pública, de 90 a 120 pesos, ahora el regidor independiente, evidencia algo peor, que el propio ayuntamiento cobra 150 pesos a sus empleados municipales, quienes quieran desde luego, vender al interior del palacio municipal.

El regidor independiente, no aportó pruebas, tampoco dijo quien cobra los 150 pesos, muchos menos a dónde iba a parar este dinero, ¿A la dirección de ingresos municipales?

Lo que si precisó Julio “Taquito”, es que él no les cobraría un solo centavo, después de lanzar a través de sus muro de Facebook, la pregunta pública de qué,  si es: ¿justo o injusto?, que el ayuntamiento que encabeza don Hernán Pastrana, alcalde electo, ahora José Luis Murrieta en calidad de interino, deban cobrar o no, 150 pesos a sus empleados, por vender al interior de sus oficinas.

Y remata en su muro diciendo a los ciudadanos de este municipio, que nos deja la respuesta de tarea: “¿Qué opinas? ¿El juez por su casa empieza?”, sentencia.

Habría que preguntarle a las Secretarias Estatal y Federal del Trabajo, si esto que plantea y denuncia el regidor independientes es legal, o se trata una vez más de empoderar la corrupción y la impunidad en el municipio de Othón P. Blanco, ubicado en la frontera sur mexicana.

Hay que recordar que en algunos mercados de la ciudad, como el denominado viejo, ya no operan vendedores ambulantes por indicación de fiscalización municipal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.