Por: Ángel Ramírez Hernández.

Chetumal, Quintana Roo a 19 de febrero del 2019.- ¡Increíble! Que el Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Jesús Alberto Capella Ibarra, no logre entender porque no hizo click con los quintanarroenses, particularmente con los del Sur del Estado.

Leyendo al amigo, el columnista y catedrático de la Anáhuac en la Ciudad de México, Carlos Barrachina, la anécdota que relato, durante su participación en el Foro de Seguridad que se desarrolló el día de ayer en la ciudad de Cancún, me deja sorprendido por el actuar del secretario Capella.

Lo que pudo ser un cumplido de Barrachina hacia Capella, se convirtió en una seria llamada de atención del catedrático experto en temas de seguridad, hacia el nombrado “Rambo Tijuanense”.

“Los organizadores fueron muy amables. Cómo en muchas ocasiones”, cuenta el panelista en su escrito para Facebook, “El ponente recibe un pequeño obsequio en su habitación del hotel, y yo me encontré esta figura femenina como regalo del Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo Alberto Capella”, que dijo, pretendía portar el traje emblemático de la mujer quintanarroense, diseñado en 1936 por Rafael E. Melgar, ex gobernador del territorio de Quintana Roo.

“Estos detalles se conservan toda la vida… y son recuerdos bonitos”, asegura Carlos Barrachina; Sin embargo lo que le hizo ruido, y le doy toda la razón a Barra, es que el diseño y la elaboración de la artesanía, no me lo va usted a creer, es de origen morelense, ni ese detalle tomó en cuenta Capella, que la manufactura haya sido quintanarroense.

Cual fue el riesgo de que haya sido morelense y no quintanarroense la artesanía, que el artista del Estado de Morelos estilizó tanto  los elementos originales de la vestimenta (caracoles, estrella, árbol, y algunos motivos del escudo), muy parecido al que portaban las princesas mayas, que terminó alterándolo.

En la comida posterior al evento, cuenta Barrachina, se dio cuenta que: “El Secretario de Seguridad Pública, no entiende por qué la gente de Quintana Roo; especialmente los sureños, está tan sensibles al hecho de la presencia de gente de fuera del estado en posiciones claves gubernamentales”, bueno, la respuesta está hasta en lo más simple, la elaboración de una artesanía que, pretendía identificarnos,  excluyendo a los quintanarroenses, cuando en éstas tierras mayas, hay artistas, diseñadores y artesanos altamente reconocidos y laureados por el propio Vaticano, por sus coloridos y elaborados diseños.

Y sin entrar aún en el tema de la gran cantidad de trabajadores y profesionales quintanarroenses y avecindados desde hace décadas en la entidad, sustituidos en su totalidad por foráneos, la mayoría provenientes de Morelos y Tijuana.

Mucho le falta a Jesús Alberto Capella Ibarra, acercarse a la gente del Sur, donde no goza de simpatía, y esto tampoco por culpa de los medios de comunicación, periodistas o influencers, sino por su actitud de total rechazó a quienes vivimos en este hermoso estado. Le falta darse al secretario Capella un buen baño de pueblo, lo que implica mucha sensibilidad y respeto al terruño.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.