Por: Ángel Ramírez Hernández.

Chetumal, Quintana Roo a 04 de marzo del 2019.- ¡Ingenuos! Las corporaciones policiacas de Quintana Roo, tanto la preventiva, como la de procuración de justicia, que intentan disfrazar la realidad de lo que está ocurriendo en Cancún, jugando con las circunstancias de modo y lugar.

Se quiere hacer creer que lo que sucede en el municipio de Benito Juárez, acontece lejos de Cancún, para no dañar el destino, ¿Será?, ¿Son distintas las localidades?

El sábado, un sujeto disparó contra los tripulantes de una camioneta tipo pick up, dejando tres muertos y un herido, esto sucedió cuando hacían un alto sobre la avenida Bonampak, el principio de la Zona Hotelera de Cancún, en el kilómetro cero, que incluye un buen tramo de áreas verdes, no tan concentrada de hoteles, pero parte del complejo hotelero.

No obstante, las corporaciones hicieron su esfuerzo para atenuar el asunto, señalando que los hechos ocurrieron en Benito Juárez, lejos de esa zona turística por vocación, mejor hubieran dicho que ocurrió en Quintana Roo y asunto arreglado, no se daña la marca ni el destino turístico; pero tampoco se le da a los quintanarroenses y a los que viven fuera, atole con el dedo, más respeto.

Como todos sabemos Cancún, es la cabecera administrativa del ayuntamiento de Benito Juárez, municipio que cuenta con Alfredo V. Bonfil, como la única localidad que le quedó luego de que el Porvenir, Central Vallarta y Leona Vicario quedaron dentro del municipio de Puerto Morelos.

Eso en cuanto al modo de lugar, en lo que tiene que ver en materia de información, también existe confusión entre la Secretaria de Seguridad Pública y la Fiscalía, sus boletines se contraponen uno con otro.

Tras el ataque armado del pasado sábado, la SSP se adelantaba y decía que el único sobreviviente, originario de Campeche, era requerido por tener antecedentes de homicidio en el estado de Colima, mientras que la FGQ, aseguraba que por portar armas de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

El Secretario decía que los tres fallecidos eran michoacanos y el Fiscal, que solo dos, que el tercero era de Jalisco, bueno.

Ambas dependencias se deben poner pilas con sus comunicados, así no habría confusiones, desmentidos que corregir, esto no es un juego de conocimientos, muchos menos de poderes, es información precisa, veraz, seria con las que se arman las carpetas de investigación.

Ayer durante un nuevo ataque armado que dejó dos muertos y tres heridos en la región 259 de Villas Otoch Paraíso, la favela quintanarroense, haciendo alusión a Brasil, testigos informaron a medios de comunicación ahí presentes que, un par de motociclistas participaron en la masacre.

En entrevista a un medio nacional, el Fiscal desmentía, a los medios, señalaba que el ataque se produjo entre grupos que compartían una fiesta y al calor del convivio, se dispararon mutuamente con armas largas.

Si la idea era argumentar la detención de cinco que vivían en esos callejones habitacionales, pues se acepta, pero es muy poco creíble que eso ocurra en esos grupos delincuenciales, se cuidan hasta de sus sombras y toman precauciones precisas y concisas.

Es cierto, la realidad, la oleada de homicidios, asaltos a manos armada, secuestros y lo que usted sume, rebasó a todos en Benito Juárez, pero sacar de la geografía de este municipio a Cancún, es dejar sin nada a la demarcación geográfica.

Se puede entender que esto suceda cuando el fiscal y el secretario de seguridad tienen poco tiempo viviendo en el estado; pero no entre quienes somos o vivimos aquí desde hace décadas.

Las corporaciones hacen su esfuerzo, lo sabemos, ojalá les alcance, lo que está en riesgo no es un asunto menor con el que solo se verían afectados los quintanarroenses y connacionales en general, es nada más y nada menos que la joya de la corona del turismo nacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.