• La osadía del extranjero le habría costado 500 dólares.

Tulum, Quintana Roo a 21 de marzo del 2019.- Un joven de nacionalidad norteamericana, fue dejado en libertad sin sanción alguna y aparentemente luego de otorgar una “mordida” de alrededor de 500 dólares en efectivo por haber defecado en el Palacio Municipal de Tulum.

El extranjero había cometido una falta calificada de mal gusto que en otros países podría haber llevado sanciones superiores, como lo es  realizar sus necesidades fisiológicas; no una sino dos, en un cubículo de vigilancia del edificio sede del Ayuntamiento local.

El extranjero aprovechó que el cubículo de acceso adyacente a las oficinas de la Tesorería Municipal estaba sin vigilancia en ese momento y simplemente se acuclilló para defecar con despreocupación.

Minutos después llegó un policía que aparentemente había acudido a una tienda de conveniencia cercana para adquirir algo para cenar y cuando estaba listo a volver a tomar su sitio descubrió al joven que aún acomodaba su ropa después de su escatológica necesidad.

Desgraciadamente una de las equivocadas premisas de apoyo de la Policía hacia el turismo es la permisividad para con ciudadanos de origen extranjero y por ello el policía dudó sobre qué acción debía llevar a cabo cuando era  evidente que el infractor de manera obligada debería ser detenido: Ante la duda llamó a sus superiores.

Minutos después prácticamente todos los mandos, incluyendo el director general de Policía Tránsito y Bomberos, Daniel Hernández Gutiérrez, estaban en presencia del extranjero y todos confirmaron la maloliente infracción dejada en el piso del cubículo de vigilancia.

Al final y luego de una plática por separado el director general de policía Daniel Hernández Gutiérrez dio la instrucción de dejarlo libre y ordenó que desde la cárcel municipal fuese llevado algún infractor local para que fuese él quien limpiará la deposición del extranjero que se retiró tranquilamente del lugar, aunque luego de varios minutos de molestia, dudas y reproches a su conducta.

Una versión asegura que el extranjero dio $500 dólares en moneda americana para lograr su liberación sin más molestia que los minutos perdidos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.