• Estarán definiendo, si aplicar multa al ciudadano beliceño que, por accidente atropelló a Jaguar, una especie en peligro de extinción.
  • La multa podría alcanzar hasta los 200 mil pesos, según se dice.

Por: Ángel Ramírez Hernández.

Chetumal, Quintana Roo a 22 de abril del 2019.- ¡Gandalla! Muy gandalla me apresuraría en decir, se evidencia la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente en Quintana Roo que encabeza desde noviembre del 2017, Javier Castro Jiménez.

Pues esta dependencia federal, a partir de hoy lunes, estará dirimiendo o negociando, como usted lo quera calificar, la multa que impondrán al piloto aviador de Maya Air, la principal aerolínea de Belice, Efraín Guerrero, responsabilizado de matar a un Jaguar, cuando este se le atravesara sobre un tramo de la carretera federal Chetumal/Bacalar, la noche del pasado lunes 15 de abril.

El ciudadano beliceño regresaba de Cancún, después de tomar unas vacaciones con su familia, su esposa Tanisha Morales, con 7 meses de embarazo y dos hijas menores de edad, en eso estaban cuando en un trayecto del viaje, atropellaron a un animal, sin percatarse de la especie que se trataba.

Por la oscuridad del solitario lugar, rebasaban las 8 de la noche y que, atrás venia un autobús del servicio público federal, optaron por continuar el viaje, hasta que su unidad no pudo más y comenzó a fallar, debido a un desperfecto en el radiador provocado por el propio impacto ocurrido kilómetros atrás.

En primera instancia la familia beliceña fue asistida por personal de la Policía Municipal de Bacalar, hasta que la autoridad se percató que un autobús del ADO arrastraba a un Jaguar, una especie calificada por la norma mexicana 059 como en peligro de extinción, además de que alguien, entregó a la autoridad, la placa trasera del vehículo de la familia Guerrero Morales, refiriendo que esa unidad había atropellado al felino.

Por lo que después de haber asistido a la familia, sin mayor información y mucho menos responsabilizando al conductor del ADO que arrastraba el cadáver del felino, la Policía Municipal de Bacalar remitió a la familia beliceña a la Fiscalía General de la República  en Chetumal, siendo aproximadamente las 21:30 horas, bajo el mítico argumento de que solo tendrían que declarar sobre el incidente.

Ya en Chetumal, la Fiscalía informaba a la familia la realidad de las cosas y sus perversas intenciones, retener al señor Efraín Guerrero, por su supuesta intencionalidad de atropellar y dar muerte al felino, bajo el argumento de Caza Furtiva.

Su esposa Tanisha inmediatamente informó a su embajada lo que sucedía, de inmediato el embajador de Belice en México comisionó a su cónsul en Chetumal, Luis Montero Maldonado, hacerse cargo del asunto.

Cabe referir que la Fiscalía General de la República, realizó la notificación consular a la embajada de Belice trece horas después de haber recibido de la policía bacalareña, la causa, trece horas después, tiempo que Efraín Guerrero estuvo, digamos, sin defensa o asesoría legal.

Toda esta situación, se complicó porque la familia Guerrero Morales, decidió viajar a México sin contar con Seguro de Vehículo, de lo contrario, su suerte hubiese sido distinta, es decir, desde un principio contar con asesoría legal; pero no fue así,  y la autoridad mexicana se ensañó.

Efraín Guerrero, tuvo que permanecer retenido las 48 horas de rigor para que la autoridad federal le notificara su situación legal, al término de ello, se decidió liberarlo, exonerado, hasta donde entiendo, de todo cargo, y sin pago alguno.

Mencionar que, cuando Efraín ingreso a la fiscalía, le hicieron firmar documentos de ingreso; pero hasta el día de hoy, por lo que me han referido, no tiene copia de nada, ningún documento ampara su ingreso a los separos de la FGR ubicada en la avenida Insurgentes de Chetumal, la capital de Quintana Roo.

Antes de ser liberado, a la familia Guerrero Morales, le dijo la autoridad que, quedaba pendiente el pago de la multa a Profepa, por aquello de que dieron muerte a un animal en peligro de extinción.

Y pregunto, ¿Porque no involucraron al conductor del ADO que presuntamente venía arrastrando el cadáver del Jaguar?; porque todo indica que el vehículo de los beliceños atropelló al felino, sí, pero nadie asegura que lo mató, esto pudo suceder al pasarle encima la pesada unidad de transporte público; pero por alguna razón esta no se vio involucrada, no queremos pensar mal, usted amable lector tendrá su mejor opinión.

El sábado, otro automovilista, este mexicano, atropelló y dio muerte a otro Jaguar, esto en el municipio de Lázaro Cárdenas, al norte de Quintana Roo, el sí contaba con seguro de vehículo, y está demás decir que él tuvo un trato distinto, nunca fue retenido, tampoco se sabe si Profepa le cobrarán multa o no, queremos pensar que no pasó su viacrucis porque estaba en regla, y no fue exento del reglamento que le aplicaron al beliceño solo por ser nacional.

Y bueno, a todo esto, ¿Cuál es el papel de la Procuraduría de Protección al Ambiente de Quintana Roo?, no quiero pensar que su contraparte federal se la pasa por el arco del triunfo, ¿Qué papel juega o debe jugar el Procurador Miguel Nadal Novelo, en el caso referido?, no quiero pensar que se está valiendo de la veda electoral para ahora si argumentar su inoperatividad, ¿O sí?

Pero además, ¿Qué está haciendo para proteger el medio ambiente en el estado?, vemos que el aumento de la población de Jaguares en Quintana Roo es una realidad y va a la alza.

¿Cómo los están protegiendo?, que plan tiene para ellos, y como va a resguardar a los habitantes de este estado de los felinos hambrientos y sedientos que se acercan a las comunidades cada vez más, sí, reconocemos que invadimos su hábitat ¿Y luego?; también estamos en riesgo, ¿Seguirá invernando el procurador estatal del medio ambiente?, el federal ya lo vimos, está en el año de Hidalgo, porque seguro esa será una dependencia que habrá de desaparecer, o no señor Arturo Abreu.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.